En fecha 25 de octubre de 2019 el Tribunal Supremo (Sala de lo Civil), sentencia número 566/2019 ha declarado que la

comisión por descubierto o comisión por posiciones deudoras es nula por abusiva.

Se trata del tipo de comisión que te cobra la entidad bancaria, normalmente por importe de 30 euros, en caso de estar en descubierto la cuenta del cliente.

El origen de esta sentencia es una demanda presentada por una organización de consumidores y usuarios frente a la entidad bancaria KUTXABANK, S.A. donde se pretendía que se declarase que la comisión por reclamación de posiciones deudoras era contraria a Derecho, interesando su no aplicación por parte de la entidad Bancaria.

El juzgado de lo Mercantil nº 1 de Vitoria, declaró la nulidad de dicha cláusula e impuso al Banco una multa coercitiva de 1.000 euros diarios en caso de seguir aplicándola tras la firmeza de la sentencia.

La audiencia de Álava confirmó la sentencia del juzgado de lo Mercantil y se interpuso por parte de la entidad bancaria recurso de casación por infracción procesal y recurso de casación.

En lo que a nosotros nos interesa, nos referimos a los argumentos esgrimidos por el Tribunal Supremo para determinar que la cláusula por reclamación por posiciones deudoras es nula por abusiva.

Como ya comento en mi blog, y utilizando un lenguaje ordinario, son los famosos treinta euros (30) que de forma automática cobra la entidad bancaria a sus clientes en caso de estar en descubierto su cuenta.

Pues bien, el Tribunal Supremo, en síntesis declara abusiva dicha cláusula en base a lo siguiente:

Conforme a la normativa bancaria, orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, Circular 5/2012 del Banco de España de 27 de junio y la Orden EHA/1608/2010, de 14 de junio para que las entidades de crédito puedan cobrar comisiones a sus clientes deben cumplirse dos requisitos:

  • Que retribuyan un servicio real prestado al cliente;
  • Que los gastos del servicio se hayan realizado efectivamente.

Analizada dicha normativa bancaria, el Tribunal Supremo ha declarado que la cláusula que estipula la comisión por descubierto no cumple dicha normativa, a saber:

  1. Prevé que el cobro de la comisión podrá reiterarse.
  2. Se plantea como una reclamación automática.
  3. No discrimina periodos de mora, esto es basta con un retraso mínimo en el pago de la cuota, para que además de los intereses moratorios, el banco te aplique una comisión.
  4. Tal y como están redactadas estas cláusulas, no identifica qué tipo de gestión lleva a cabo la entidad bancaria que justifique el cobro de dicha comisión.
  5. También se considera que la indeterminación en relación a la justificación de su aplicación genera abusividad ya que dicha comisión viene añadida por los intereses de demora en caso de impago, lo que supone una doble penalización por el mismo concepto.

En definitiva el Tribunal Supremo, en resumidas cuentas, considera que la cláusula referente a las comisiones por descubierto es abusiva y por tanto ha declarado su nulidad, ya que:

  1. Penaliza doblemente al consumidor en caso de retraso por impago, ya que en caso de retraso en el impago de una cuota hipotecaria, el banco cobra intereses de demora y una comisión por descubierto por el mismo concepto.
  2. Dicha comisión, no discrimina el tiempo que has estado en mora, se aplica automáticamente si has estado en mora- te has retrasado en el pago- durante uno o diez días.
  3. Dicha comisión no viene justificada por actuación alguna por parte del Banco que justifique su aplicación- Se aplica sin más.

La Sentencia del Supremo desacredita las alegaciones de Kutxabank que defendía que dicha comisión se trata de una cláusula penal que justificaría su aplicación.

Translate »
Ir al contenido